¿Qué es Mindfulness y cómo practicarlo con nuestros pequeños?

¿Qué es el mindfulness?

Mindfulness no es otra cosa que estar conscientemente en el momento presente. Queriendo comprender qué es lo que ocurre aquí y ahora, desde una actitud  abierta y amable. Sin juzgar, ignorar, sin dejarse arrastrar por el ajetreo de cada día, estás simplemente aquí presente, en este preciso instante.

Si estas presente al levantarte, al ir a buscar a tus hijos al colegio, al ir a trabajar, mientras escribes y no estás con tu atención en otra parte, entonces estás plenamente consciente de lo que estás haciendo. De esta manera ahorramos energía y sobre todo nos damos cuenta de lo que ocurre mientras está sucediendo.

Mindfulness es experimentar el sol en tu piel, es sentir las gotas de agua caer, es percibir el beso de despedida que te da tu hijo antes de ir al colegio. Es experimentar las emociones en el momento que suceden, la alegría, la tristeza, la sorpresa, la rabia.

 

¿Por qué el mindfulness en los niños?

El mindfulness responde a la gran necesidad (sobre todo en los tiempos que vivimos) de tener un poco de tranquilidad tanto física como mental. Veamos algunos estudios sobre la práctica del mindfulness

Eline Snel en un programa piloto en el que participaron 300 niños, doce profesores y 5 escuelas, se desarrolló un programa de mindfulness durante 8 semanas, de 30 minutos de práctica divididos en sesiones de 10 minutos al día. Tanto alumnos como maestros constataron:

Mayor tranquilidad en el aula.

Mayor grado de concentración.

Más honestidad

Los niños se volvieron más amables hacia los demás.

Mayor confianza en ellos mismos

 

Ejercicios mindfulness ¿Cómo practicar el mindfulness con niños?

  1. La atención comienza por la respiración. 

Centrar la atención en la respiración ayuda siempre a los niños, a los padres, a los docentes durante las tormentas, grandes o pequeñas.  Es el primer paso para reaccionar mindful cuando algo te parece excitante o difícil: dejar de reaccionar automáticamente y llevar la atención a la respiración.

Ejercicio: Con la atención de la rana. 

Estaremos sentados en un lugar cómodo y tranquilo. “Una rana es una animal muy especial. Puede dar saltos enormes, pero también puede estar sentada muy quieta. Se da cuenta de todo lo que pasa a su alrededor, pero no reacciona de inmediato y respira con mucha calma. Así, la ranita no se cansa, y no se deja arrastrar por todo tipo de planes interesantes que se le pasan por la cabeza; durante todo el rato está sentada. La rana está quieta, muy quieta mientras respira, Su barriguita se abulta poco  y después se hunde de nuevo. Una vez tras otra. Lo único que necesitas es atención, estar atento a tu respiración.  Atención y tranquilidad”

 

  1. El entrenamiento del músculo de la atención. 

La observación, abierta, curiosa y sin juicio previo es un arte que los niños entienden a la perfección. Al irnos convirtiendo en adultos van llegando las dudas y las opiniones preconcebidas.

Ideas para practicar.  

  • Recordar: podemos tratar de recordar cinco cosas que ves de camino a la escuela ¿Cómo son? Puedes describirlas colores, formas, sonido etc. 
  • Tomamos una ramita de árbol y la dibujamos con todo lujo de detalles. Dibuja lo que ves, sólo lo que ves, no lo que crees que ves. Si lo hacemos varios días veremos que cada vez percibimos más cosas de la ramita y que tu dibujo es cada vez más parecido a la realidad. 

 


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados