Collares de lactancia

Todos los bebés, desde que nacen hasta, más o menos, los seis meses, tienen el reflejo de presión palmar, una manifestación que consiste en cerrar la mano instintivamente cuando se la estimula con un dedo o un objeto. Por eso, cuando algo los roza, suelen agarrarse a lo que tienen más cerca como, por ejemplo, el pelo de su madre, un collar, una cadena, el brazo, la ropa, etc. El momento de lactancia es único para cada madre ya que se brinda la oportunidad de arrullar al bebé y crear un vínculo muy especial. El niño o niña se relaja mientras toma el pecho pero debido al reflejo de presión palmar se reciben tirones o pellizcos indeseados. Para evitarlos, se recurre al collar de lactancia.

¿Qué es el collar de lactancia?

El collar de lactancia es un collar que las madres se colocan en el cuello mientras dan el pecho al bebé, o el padre o la madre cuando se trata del biberón. Se compone, en general, de varias bolas de diferentes colores y tamaños y se coloca a la altura del bebé para que juegue con ellas mientras se alimenta.

El collar de lactancia cumple una función: entretener a tu bebé mientras mama para evitar esos pellizcos o tirones. Los colores vivos de los que se suele hacer, llaman mucho su atención y así se consigue que se fijen directamente en él y no en nuestro pelo, por ejemplo.

Además, más adelante, cuando tu bebé ya haya crecido un poco, llevar puesto el collar de lactancia como adorno mientras paseamos con él, nos servirá para mantener entretenido al niño o niña.

Beneficios de los collares mordedores:

Pero realmente los beneficios del collar de lactancia o maternidad van mucho más allá. Por ejemplo alivian muchísimo los dolores de la dentición ya que los usan también como mordedores y facilitan el desarrollo de la psicomotricidad fina del bebé gracias a sus diferentes texturas, formas y colores. En concreto los beneficios del collar de lactancia son:

  • Ayuda en la lactancia. Como ya hemos dicho, este collar les ayudará a centrarse en el momento de alimentarse. Se entretendrán tocándolo mientras están enganchados al pecho de la madre.

  • Es un estímulo sensorial. El collar se encuentra a la distancia idónea para atrapar la atención del bebé y está diseñado en atractivos colores y tamaño idóneo para que sea fácil de agarrar. Así, se favorece la presión palmar, el contacto visual y la coordinación óculo-manual y la mano-boca.

  • Da alivio en la etapa oral. Morder el collar de lactancia ayuda a tu bebé a romper la membrana gingival que causa la inflamación de la encía, estimulando así la salida de los dientes.